04 Nov 2015

Big Data y Marketing Digital: una relación de ensueño

La aplicación del Big Data al marketing online atesora unas enormes potencialidades, sobre todo si existe una rápida correlación entre la recopilación de datos y su uso, que deben estar imbricados de manera inmediata, ya que si no se corre el peligro de que cuando se vayan a implementar las acciones de marketing aquellos hayan quedados desfasados. Pero antes de proseguir, expliquemos que es el Big Data echando la vista atrás abordando sus orígenes.

El concepto proviene de la idea de la ‘minería de datos’, que comenzó a desarrollarse en la década de los sesenta y setenta, aunque no sería hasta 2008 cuando comenzó a usarse en el sentido que se le da en la actualidad, es decir el de la recopilación de millones de datos de todo tipo acerca de la navegación de los usuarios, sobre los que buscar patrones comunes que hagan tener información útil usable con múltiples fines. Así por, ejemplo, existe una utilización de Big Data por parte de instancias administrativas para regular el tráfico o los aparcamientos, así como por parte de compañías de electricidad para calcular los picos horarios de consumo de energía, y poder de esta manera regular los flujos de corriente eléctrica en función de su demanda.

También en las redes sociales, al sugerírsenos ciertas personas que podríamos conocer o páginas que nos podrían gustar y, desde luego, hacer aparecer en nuestro ‘time line’ determinada publicidad y no otra, todo esto se está efectuando sobre la base de una recopilación de datos sobre nuestro perfil y pautas de navegación.

Como resulta obvio, la recopilación masiva de datos tiene muchas virtualidades pero también entraña riesgos, como son los derivados de una utilización indebida de la información, que colisione con el derecho a la privacidad e intimidad de los usuarios, tal y como establecen en este sentido las leyes vigentes de protección de datos, de ahí que ante este problema nos encontremos con fenómenos como, por ejemplo, el mensaje recurrente con el que desde hace un tiempo nos topamos cuando visitamos cualquier página web:

“Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando acepta nuestra Política de Cookies.”

Advertencia que además de reflejar el problema al que estamos haciendo referencia, también nos brinda la medida de la importancia y extensión que ha cobrado en la actualidad la utilización del Big Data. Pero centrándonos en el título del artículo, ¿Cuáles serían las posibilidades que tiene el uso del Big Data en el marketing digital? Pues las mismas son inmensas, debiendo hoy en día cualquier plan de marketing online llevar aparejada la recopilación y análisis de datos de usuarios con una imbricación tan fuerte como la que pueda tener un cuerpo con su sombra.

Para ello, como exponíamos al principio, debe haber una recolección y filtrado a ‘tiempo real’ de datos usando las distintas herramientas tecnológicas existentes para tal fin, de manera que aunque sea imposible obtener una foto fija de patrones y tendencias, pues cambian constantemente, sí que la respuesta debe ser lo más veloz e inmediata posible, de forma que si aspiramos a un determinado posicionamiento SEO, el mismo se orqueste sobre los términos clave más adecuados de acuerdo a nuestros análisis de Big Data. Debiéndose aplicar el mismo criterio a nuestra política de anuncios patrocinados, de manera que, por ejemplo, nuestras acciones SEM en Google se adecuen a las peculiaridades del tráfico web, pudiéndose para la consecución de este objetivo usarse también, por cierto, herramientas proporcionadas por el propio motor de búsqueda.

La elaboración de métricas de audiencia y la detección de tendencias en redes sociales resultan esenciales, y para ello no se puede dejar de apelar a la realización de análisis sobre información Big Data, debiendo de ser el objetivo el identificar el ‘trending topic’ antes de que lo sea, de manera que nuestras acciones de marketing online se adelanten a las de la competencia y sean eficaces, huyendo del riesgo del desfase ya que en Internet siempre “hoy ya es ayer”.

Por todo ello ya existe una especialidad propia como es el Big Data Marketing que trata de dar respuesta a todos los desafíos que surgen, ya que, por ejemplo, resulta de una complejidad extraordinaria la medición de la actividad de un usuario que puede usar distintos dispositivos como pueden ser ordenadores de mesa, portátiles, móviles y tabletas, diferentes modalidades de conexión, además de unos patrones cambiantes de navegación en función de una cantidad ingente de variables.

Pero la magnitud del reto está a la altura de la amplitud de nuevas oportunidades que se despliegan, que están ahí, al alcance de la mano para aquellos que sepan maridar el uso adecuado de las herramientas tecnológicas que van surgiendo con los análisis óptimos, realizando a partir de todo esto las acciones de marketing online requeridas.

Leave a Comment